Saltar al contenido

Los monitores seguimos trabajando: Facultad date cuenta

María Victoria Rodríguez Ramírez, estudiante de noveno semestre de Derecho, con opciones en Periodismo y Lengua y Cultura Italiana. Miembro del consejo editorial, Sección Opinión.

La semana número ocho de clases ha culminado y el receso llega en compañía de la virtualización de las clases en Uniandes. Los monitores seguimos trabajando, pero la Facultad parece no darse cuenta. ¿Los contratos qué?

Para ser monitor no debe tener más de 21 créditos inscritos en banner. Debe asistir a todas las clases de la materia. Debe tener un promedio acumulado igual o superior a 3,75. Haber obtenido una nota igual a superior a 4,0 en la materia. Debe estar dispuesto a cumplir con los deberes de los monitores. Asistir a las las capacitaciones obligatorias del Área de Educación Jurídica.  Debe iniciar labores una vez haya firmado el convenio educativo en el área de contratación. 

La Facultad de Derecho y, en general, la Universidad son sumamente exigentes con los nombramientos de los monitores y su vinculación formal en el Área de Contratación. En nuestro caso -como monitores de Derecho – la competencia para estudiar nuestros perfiles y decidir nuestro nombramiento recae en el Consejo de Facultad y, por supuesto, en el aval del profesor de la clase que debe asegurarse de que cumplimos con los requisitos para que seamos nombrados y nos den el “auxilio educativo”.

Sin embargo, este semestre está ocurriendo algo particular. Concluyó la octava semana de clase, llegó la semana de receso con la virtualización de las clases y los monitores no fuimos llamados a firmar nuestro “contrato”; mejor conocido como convenio educativo. Esto supone un problema porque, en teoría, los monitores no podemos iniciar nuestras labores sino hasta haber cumplido con la suscripción de dicho convenio (así lo corroboran los correos que nos son enviados cada semestre con las convocatorias para monitorias). ¡Pero los monitores ya estamos ejerciendo labores!

En las últimas semanas pude ver a mis colegas monitores en la biblioteca con los quices que tenían por calificar, los vi haciendo las diapositivas para sus monitorias, a los más juiciosos los vi comprar marcadores de colores, e, inclusive, yo misma preparé y di las monitorias pre-parcial que casi todos hacemos. Esto para mostrar que hemos estado trabajando, Facultad: date cuenta. De hecho, aún con la virtualización vamos a seguir trabajando, o, ¿nos iremos de vacaciones?

La virtualización de las clases en Uniandes representa todo un desafío no solo para los estudiantes y los profesores, sino también para los monitores. Tendremos que estar capacitados para el manejo de plataformas como Blackboard Collaborate o Microsoft Teams, y brindar todo el apoyo requerido a los maestros en la reestructuración de las clases que, por ejemplo, tenían dentro de su plan de evaluación debates, audiencias simuladas o presentaciones. Así pues, los monitores vamos a seguir trabajando aún cuando las clases se den de forma virtual. Además, seamos sinceros, ya de por sí muchos cursos presenciales no funcionarían sin la ayuda de los monitores. Imagínense cómo será con la implementación de nuevas tecnologías.

El problema con la Facultad es que se están quedando atrapados en un montón de formalismos y ritualismos al poner requisitos que ellos mismos no contribuyen a cumplir. Si se supone que los monitores debemos haber suscrito el convenio educativo, la Facultad debería esforzarse porque esto se llevase a cabo en la mayor brevedad posible. No obstante, cuando como monitores nos acercamos a las oficinas para consultar en qué van nuestros contratos, encontramos el reflejo de la burocracia institucional.

La primera vez que pregunté, me dijeron que el problema no estaba relacionado con la Facultad, sino que era una demora del Área de Contratación; lo cual no puede ser tan cierto teniendo en cuenta que, por ejemplo, los monitores del Departamento de Ciencias ya firmaron su convenio, así lo han manifestado. Más recientemente, el discurso cambió, pues el Centro de Servicios Compartidos da una “palmadita en la espalda” a los monitores, diciéndonos que pronto nos van a llamar. Pero en últimas no tenemos ninguna solución concreta, ¿cuándo vamos a firmar? ¿cuándo nos van a pagar?

Los monitores estamos expuestos a una situación de inseguridad jurídica. En semestres pasados el primer pago del convenio se realizaba en la mitad del semestre (semana 8), que como ya mencioné acaba de pasar y nosotros sin contrato. ¿Esto significa que probablemente el pago sea para el final del semestre?, eso sí, contando con que nos convoquen a firmar. 

El punto es que la Facultad nos está incumpliendo al exigir y exigir pero sin cumplir con sus compromisos de cara a los monitores. Los monitores, en nuestra gran mayoría, llevamos esta labor por amor, pasión e incluso por el privilegio que representa tener una relación más cercana con los profesores. Esto no significa que debamos limitarnos a la hora de exigir nuestros derechos. Se vienen cuatro semanas de clases virtuales para Uniandes, la entrega de notas del treinta por ciento y mucho más. Pero no te preocupes, Facultad, quizá los profesores no nos necesitan. Si lo hicieran, ya nos habrían contratado, ¿no? 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: