Saltar al contenido

Sobreponiéndose a la virtualidad, uniandinas ganaron prestigioso concurso de Derecho Comercial Internacional

Nuevamente un equipo uniandino de estudiantes de Derecho logra clasificar a la ronda mundial de un concurso de litigio internacional. El equipo, conformado por las estudiantes Andrea Estrada, Laura María Amorocho Rojas, Camila Angulo Ballén,  Izabella Vergara Arenas, y la coach Natalia Serrano Rey -egresada uniandina y ex participante del concurso en 2017-, obtuvo un cupo el pasado 3 de abril, junto con la Universidad Javeriana, para participar en la Ronda Internacional del John Jackson Moot Court Competition. 

Lea también: “Pasión y disciplina”: uniandinos ganaron ronda nacional de Jessup y se van para Washington

El camino de estas cinco uniandinas para lograr este importante triunfo fue cien por ciento virtual, debido a las circunstancias extraordinarias producto de la pandemia del Covid-19. En su participación en la Ronda Regional se vieron enfrentadas a varias de las universidades estadounidenses y latinoamericanas más renombradas, logrando acceder a la instancia mundial del Concurso, donde representarán a Latinoamérica y medirán con los mejores equipos de universidades de todos los continentes.

Para llegar a hacer parte del Equipo, estas estudiantes debieron inscribir la materia “Concurso J. Jackson WTO Moot Court”, en la que desarrollaron conocimientos específicos de Derecho Comercial Internacional y habilidades de litigio ante la OMC. Finalmente, tras una selección entre los alumnos participantes en la asignatura, resultaron elegidas para representar a la Facultad en el certamen.

Imagen: Facultad de Derecho Uniandes. De izquierda (arriba) a derecha: Izabella Vergara, Laura Amorocho, Camila Angulo, Andrea Estrada y Natalia Serrano.

El John Jackson Moot Court Competition fue creado en 2002 por la ILSA (International Law Students Association). En el concurso, los equipos participan, en cada ronda, en una audiencia simulada del sistema de solución de diferencias de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Cada equipo, en el cual participan entre dos y cuatro estudiantes, analiza un caso ficticio y presenta sus argumentos de la parte del Demandante –complainant- o del Demandado –respondent-, dependiendo del rol que les asigne un panel compuesto por expertos en Derecho comercial y funcionarios de la OMC. 

Victoria continental

El certamen tiene dos rondas: una regional (clasificatoria) y una “Mundial”. Cada una, a su vez, se divide en tres etapas: una fase preliminar, semifinales y final. En la Regional, la competencia se lleva a cabo entre equipos de universidades de cada continente; en el Concurso participan equipos de América, Asia, África y Europa. Los equipos finalistas de cada Ronda Regional avanzan posteriormente a la Mundial. 

La Regional americana, en principio, incluye tanto a universidades norteamericanas como latinoamericanas en su fase preliminar. Sin embargo, solo ocho equipos clasifican a las semifinales (necesariamente 4 estadounidenses y 4 latinoamericanos). Finalmente son cuatro los equipos que logran clasificar a la Ronda Mundial del concurso en representación de América; dos de universidades latinoamericanas y dos de Norteamérica. 

La coach Natalia Serrano nos contó que “las universidades colombianas, por lo general, tienen un papel fundamental en el concurso”. “Normalmente, en la Ronda Mundial una o dos universidades colombianas participan”, añadió. Este año no fue la excepción.  

El equipo uniandino se enfrentó, en la fase preliminar de la Ronda Regional contra la Universidad de Harvard (Estados Unidos) y la Universidad de West Indies (Barbados). En la fase semifinal del concurso, compitieron contra la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), a la cual vencieron, para así llegar la Final regional, en la que se midieron contra la Universidad Javeriana, obteniendo finalmente el título de campeonas regionales del certamen.

Igualmente, Izabella Vergara, miembro del equipo, fue premiada como la “Mejor Oradora” de la Ronda Regional, al tiempo que todo el equipo ganó una beca para participar en un curso de verano o invierno en la sede de la OMC en Ginebra. Según Andrea Estrada, otra de las integrantes del equipo, la beca les permitirá estudiar las bases del Derecho Comercial Internacional con algunos de los mejores abogados en la materia. 

“Mujeres preparadas, que llegaron para ser escuchadas”

Serrano afirma que tanto ella como el equipo sienten una “responsabilidad con la Universidad”, pero más allá de ello, “una responsabilidad de género”. Esto, puesto que es la primera vez que un equipo compuesto por sólo mujeres llega a esta instancia de la competencia. 

“Es sumamente importante que, en medio de un ambiente académico en donde participan sólo hombres por lo general, Los Andes llegue con un equipo cien por ciento femenino”. En especial, porque el Concurso permite que abogados y académicos reconocidos en esta área del Derecho Comercial actúen como “cazatalentos” y es común, dice, que a los ganadores de la Ronda Mundial se les premie con becas y otros incentivos para cursar estudios de primer nivel en Derecho Comercial Internacional. 

La participación en el Jackson es, dicen, una posibilidad para visibilizar el esfuerzo y la capacidad femenina, y para abrir la puerta a que estas mujeres puedan acceder a las instancias más altas de resolución de conflictos en la materia: “es un equipo de mujeres preparadas, que llegaron para ser escuchadas”, agrega finalmente. 

Las cuatro estudiantes participarán, a menos de que aplacen el evento, en el mes de junio en la Ronda Final del John Jackson Moot Court Competition donde, junto con otros 20 o 22 equipos, serán evaluadas por funcionarios del órgano de apelación de la OMC. 

Un triunfo sobre la virtualidad

Imagen: Twitter Facultad de Derecho Uniandes.

La participación del equipo uniandino, como la de las demás universidades, estuvo expuesta a obstáculos de ‘último momento’, debido a las circunstancias extraordinarias producto de la Pandemia del COVID-19. Estos retos supusieron no sólo cambios en la dinámica formal del concurso sino también retos técnicos, académicos y emocionales para las participantes. La Ronda, intempestivamente, se tornó virtual.

Serrano comentó que, en primera instancia, entender que [las participantes] no iban a tener una experiencia de participación internacional fue difícil, ya que la Ronda Regional estaba programada para llevarse a cabo en México. Esto, según la Coach, dificultó “mantener la motivación del equipo, puesto que se crean ciertas expectativas de participación: conocer personalmente nuevos lugares, personas y a un panel de jueces especializados en la materia”. 

Asimismo, cuenta Serrano, la transición de formato presencial a virtual significó cambios en la preparación del equipo para el concurso: “Tuvimos que dejar de prepararnos presencialmente para continuar con un trabajo más autónomo en nuestras casas”. Esto, dice, implicó un mayor grado de disciplina y responsabilidad de todas las participantes.

Ya en la competencia, debieron adecuar su manera de interactuar durante el litigio simulado, dado que “el concurso evalúa, a su vez, el trabajo en equipo”. Tuvieron, entonces, que acudir a diferentes herramientas tecnológicas que les permitieran a las estudiantes estar en contacto durante su participación e intercambiar ideas con rapidez.

Resaltan especialmente la ayuda que la Universidad les proporcionó a través de los servicios de atención tecnológica. La Facultad hizo gestiones para que un ingeniero estuviese pendiente permanentemente de que las condiciones de conectividad fueran óptimas durante su participación. 

A pesar de las circunstancias, Serrano afirma que “el logro se alcanzó de una manera gratificante. Se trató de un esfuerzo en equipo, en medio de un escenario nuevo para todos”, que implicó un mayor aprendizaje y apoyo entre las miembros del equipo. De igual modo, la Coach resalta la labor de los jueces de la Ronda Regional, quienes “realizaron un esfuerzo notable para hacer más cercano el evento, independientemente de su formato virtual”

Nota Editorial:

Desde el Consejo Editorial de Al Derecho felicitamos a este equipo de uniandinas por su participación extraordinaria y ejemplar en el John Jackson Moot Court WTO Competition. Reconocemos su esfuerzo y constancia para llegar hasta este punto del concurso, ampliamente reconocido en el mundo. Les deseamos el mejor de los desempeños en la Ronda Mundial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: