Saltar al contenido

Cicatriz: la mafia calló a la Justicia

El 30 de abril de 1984, mientras se desplazaba en su auto por la Calle 127 con avenida Boyacá, Rodrigo Lara Bonilla fue interceptado por dos sicarios que, con una ráfaga de 14 disparos, le arrebataron la vida.

Hoy, 36 años después, desde el Periódico de Derecho de la Universidad de los Andes, recordamos al abogado que, desde su cargo como Ministro, le entregó su propia vida a la Justicia, la institucionalidad y la verdad.


Imagen: Revista Semana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: