Saltar al contenido

De la virtualidad y otras cuestiones en el legislativo. Entrevista con el Presidente de la Cámara de Representantes Germán Blanco

Con 168 votos a favor el pasado 20 de Julio fue elegido el nuevo presidente de la Cámara de Representantes. El abogado Germán Blanco Álvarez representante por Antioquia del partido conservador, quedó designado -en altas horas de la noche- para presidir el periodo legislativo 2020-2021. En entrevista con AlDerecho, habló, no solamente sobre los retos a los que se enfrentará durante su presidencia, sino también de su experiencia como profesor universitario. 

¿Quién es Germán Blanco?

El actual Presidente de la Cámara, Germán Blanco ha tenido una extensa trayectoria. Se graduó de la Universidad Latinoamericana Autónoma de Medellín y cuenta con diversas especializaciones en materias como: la Administración pública, el liderazgo y la cultura política.

Blanco se ha desempeñado también en distintas áreas laborales. Inició su carrera en la Rama judicial durante los años 90, luego pasó a ser Secretario de Gobierno Municipal de Támesis Antioquia. Más tarde, fue elegido como Diputado de Antioquia durante dos periodos consecutivos, y llegó a ser presidente de las Comisiones Internas de Presupuesto, Paz y Códigos. 

En el año 2010, fue elegido por primera vez como representante de la Cámara por el departamento de Antioquia, allí hizo parte de la Comisión Tercera y de la Comisión de Investigación y Acusaciones. Puesto donde fue reelegido para el periodo 2014-2018. Además, durante la legislatura del 2014 y 2015 ejerció la Vicepresidencia de la Mesa Directiva de la Cámara.

Durante su primer discurso como Presidente de la Cámara, luego de anunciar sus proyectos y agradecer a aquellos que lo habían apoyado, Blanco hizo un breve recuento de las actividades externas al Congreso en donde ocupaba una gran parte de su tiempo. Entre estas, se destacó su labor como profesor por más de dos décadas, en donde recalcó la pasión que tiene por enseñar y aprender de sus estudiantes. 

Al Derecho tuvo la oportunidad de entrevistarlo para conocer, además de su enigmática carrera, sus opiniones frente a temas como la formación de los futuros abogados y la vocación judicial. 

El reto de un Congreso Virtual

Al Derecho: El coronavirus ha sido una situación que ha traído a todos nosotros un cambio gigantesco. Nosotros sabemos que la Cámara viene sesionando virtualmente, ¿Cómo ha sido ese modo de trabajo? ¿Cómo ha cambiado frente a un trabajo presencial?

GB: El mundo no estaba preparado para la pandemia. Mucho menos los países en vía de desarrollo como el nuestro, que carecen de suficiente tecnología, de recursos y de personas que no fuimos formados tecnológicamente. El Congreso de la República no es la excepción. El  COVID-19 nos obliga a que se adecuen normas a manera de resolución con presunción de legalidad para que podamos sesionar de manera virtual y se tomen decisiones válidas, legítimas de manera virtual, en proyectos de ley, actos legislativos y leyes estatutarias. 

Este tema lo venimos manejando, nos adaptamos. Como parlamentarios, tenemos una muy buena plataforma que ha funcionado y que permite que desde todos los rincones de Colombia, desde nuestros compañeros desde el Amazonas y en la Guajira, en el Aura y en el Chocó estén conectados, participen, voten positivo o negativo los proyectos. No hemos tenido mayor inconveniente. 

Nosotros queremos ir gradualmente llegando a la presencialidad, sin violar la normatividad, porque no podemos colocar en riesgo, ni la salud, ni la vida de los parlamentarios ni de los funcionarios. Cuando la autoridad de salud pública determine que podemos sesionar de manera presencial, lo haremos gradualmente, conservando los protocolos de bioseguridad. 

AD: Nuestra Decana Catalina Botero ha mencionado que la semipresencialidad en el Congreso es necesaria para poder asegurar las garantías constitucionales de deliberación y participación, ¿Cómo están manejando eso? 

GB: Hay resoluciones que tienen presunción de legalidad que permiten la semipresencialidad en un número limitado. Nosotros tenemos abiertas las puertas del salón elíptico. En estas sesiones han venido algunos parlamentarios del gobierno y de la oposición, han estado presentes. No hemos podido solucionar cómo los podemos tener inmersos en el recinto, en sus participaciones y al mismo tiempo en la plataforma virtual para no ir a viciar las votaciones e intervenciones. Ese tema está en estudio tecnológico tanto en Senado como en Cámara y ojalá se pueda solucionar. 

Asimismo, el tema de los debates de control político. Buscamos la presencialidad en algunos funcionarios, para que vengan con todas las medidas y los demás los puedan ver de manera virtual. Estamos queriendo llegar a eso para que el Congreso mantenga una legitimidad, un posicionamiento en la mentalidad de los colombianos y unos estándares que se permitan sin violentar las normas de bioseguridad que tiene el país. Somos conscientes que el Congreso está ubicado en Bogotá y hoy Bogotá es el foco del virus, que no hemos llegado al pico, que no se ha empezado aplanar la curva y entonces pondríamos a riesgo y asumiríamos responsabilidades sin ser nosotros autoridad pública sanitaria. 

AD: Frente a estas votaciones, la Cámara está ad portas de elegir funcionarios como el defensor del pueblo -dado que el presidente acaba de ampliar el aislamiento preventivo obligatorio- ¿cómo espera realizar esta elección? ¿de igual manera que la elección de las mesas directivas?

GB: Sí hay un aislamiento social obligatorio y se mantiene la contingencia y las normas distritales y nacionales obligan que no puede haber transibilidad, pues tendremos que hacer uso necesariamente de la virtualidad con la presencia de algunos parlamentarios  física en el recinto, que no superó los número establecidos. Así se estableció la mesa directiva, así me eligen a mi unánimemente como presidente, que tampoco tiene antecedentes en la historia reciente de la Cámara y así tendremos que elegir al defensor del pueblo. Yo repito, aspiro y espero que lo más pronto posible volvamos a la presencialidad, porque la razón de ser nuestra es el recinto físico, para la discusión y para el debate de control político. 

Nota Editorial: El 7 de agosto de 2020, el Presidente Germán Blanco anunció que la elección del Defensor del Pueblo se hará el 14 de agosto de manera presencial con las medidas de bioseguridad.

AD: Frente a ese tema , ¿cómo analizar la separación de poderes en este escenario virtual?

GB: Como constitucionalista yo soy un defensor acérrimo de las funciones del Estado, que para mí no son tres sino seis. Yo creo que el Estado moderno no debe hablar exclusivamente de la función legislativa, ejecutiva y judicial, sino que tiene necesariamente que separar una función constitucional, una función fiscalizadora (que tiene que ver con todos los temas de contraloría) y unas funciones de carácter electoral que sería la sexta en donde estaría la registraduría y el Consejo Nacional Electoral. 

Pero bueno, la Constitución Política de Colombia dice una cosa distinta. Yo soy garante como presidente de la cámara, que se mantenga la separación de funciones del Estado, no tanto de poderes porque a mi el término no me gusta y hablo en funciones de separación del Estado, colaboración armónica (porque obviamente somos un mismo estado, unitario, presidencialista, cómo se aduce, pero con colaboración armónica) pero siempre separación de funciones del Estado. 

“Yo repito, aspiro y espero que lo más pronto posible volvamos a la presencialidad, porque la razón de ser nuestra es el recinto físico, para la discusión y para el debate de control político”

Perspectivas del Futuro

AD: En su discurso usted aborda la necesidad de grandes transformaciones sectoriales mediante las reformas, ¿cuál cree que es la más primordial?

GB: El país está necesitando hace mucho rato reformas estructurales. Yo no creo que haya un plano en donde se establezca la primacía de una sobre la otra. El tema del agro está necesitando una reforma estructural porque Colombia es un país agrícola y rural aunque tengamos grandes ciudades pobladas. El tema de la educación no da espera desde hace mucho rato, fundamentalmente la educación pública. Y la salud  con el colapso por la contingencia es urgente. 

El tema de la justicia tampoco puede esperar, se han engavetado por muchos años reformas estructurales, posiblemente sea muy ambicioso pensar que en un año se van hacer, pero yo le he pedido al Presidente de la República que radique reformas, para que discutamos  y empecemos una discusión grande, concertada y conciliada con todos los sectores del país. Este no es un tema que atañe exclusivamente al gobierno, ni al legislativo, sino también a las organizaciones no gubernamentales de distinta índole; al empresarismo, al estudiantado, a todo mundo.

AD: Otro punto que usted menciona en su discurso de posesión es el Control político ¿Cómo llevar a cabo un control político efectivo de manera virtual?

GB: No es fácil, porque como dicen los abuelos “las cosas entran por los ojos” y cuando hay contacto físico, hay una interrelación que permite un direccionamiento mucho más claro de los conceptos, pero nos tocó la virtualidad, adaptarnos. Nos obliga la virtualidad, nosotros no la estamos escogiendo por mutuo propio, las normas así lo exigen. 

Voy a intentar citar funcionarios del Estado al recinto del salón elíptico para que vengan y se paren ahí en el atril y le respondan las inquietudes a los parlamentarios que estarán virtualmente observándolos. Esa es una mezcla de presencialidad y virtualidad, que pudiera ser beneficiosa en la medida que algunos funcionarios puedan ir al recinto a hacer sus intervenciones. Veremos cómo nos sale, el jueves de la semana entrante tenemos la primera prueba de fuego. Vamos a intentar todos los jueves de mi año de presidencia un debate de control político. 

Porque hay una cosa también muy importante. La mayoría del pueblo colombiano está es al otro lado del televisor, escuchando los debates. Cuando hablamos de presencialidad lo decimos es respecto a los parlamentarios, pero los parlamentarios cuando hablan lo hacen para los que están al otro lado del televisor. Vamos a garantizar televisión institucional para que allá puedan estar. 

AD: Para el final de su presidencia ¿qué espera haber logrado?

GB: Yo siento que si hacemos las cosas bien desde un principio, terminaremos habiendo dejado un legado importante a la cámara de representantes, de conciliar y concertar los distintos temas y que el resultado de eso sean leyes muy positivas para la contingencia. 

Hoy hay un problema económico muy grande, estabilizar la economía nos va a llevar mucho tiempo y obviamente la legislación nos tiene que ayudar. Que el Gobierno sea asertivo en las iniciativas que los parlamentarios también, para que en las discusiones se fortalezcan los proyectos y apunten a las necesidades de la clase media, de la clase baja, de los independientes, de los profesionales, de los empresarios, de los capitales, se nos van a ir o que se han ido reduciendo para que se estabilice de nuevo la economía del país. 

Yo siento que si hacemos las cosas bien desde un principio, terminaremos habiendo dejado un legado importante a la cámara de representantes

Presidente, profesor y papá

AD: ¿Cómo funciona esa situación de presidente, profesor y papá?

GB:  Hay un poco de situaciones en las que uno aprende a vivir de manera organizada y disciplinada. Yo tengo un muy buen hogar, una mujer muy buena, que quiero mucho y muy brillante, sobretodo. Es la secretaria de salud de Antioquia actual, esa es mi esposa. Con una responsabilidad tan grande como la mía, sino más por el tema de la salud. Dos hijos, uno de 23 años que puede ser mayor que ustedes y uno de 8 años. Mi casa es universitaria pero también es un kinder  una escuela, yo vivo feliz.

Lamento no poder dedicar el tiempo que se debería, porque cuando pasan los años se crecen los hijos y se pierden espacios muy importantes de su formación, pero hay que asumir responsabilidades. Yo vivo en el área metropolitana de Medellín, no hay aviones, me toca estar desplazando por tierra. Lo he podido realizar una vez en este último mes y no sé cuando pueda volverlo a hacer, entonces volviendo a la virtualidad pues eso también nos ayuda a tener un contacto así no sea físico de lo que está sucediendo alrededor de cada uno de nosotros. 

Segundo, ser docente es una pasión. Yo le he pedido a Dios que mientras tenga salud y uso de razón, me permita estar al frente de un grupo de alumnos. No solamente tratando de enseñar, sino aprendiendo de ellos, porque hoy los alumnos no son los de ayer. Hoy la tecnología y la modernidad obligan a que el alumno tenga una visión crítica constructiva de las materias y de los contenidos, y de eso aprende el docente todos los días. Yo trato de hacerlo así, con diálogos constructivos con ellos en todas las cátedras de Derecho Público que dictó. 

AD: Ha tenido que dictar estas clases de forma virtual. ¿Cómo ha sido la experiencia de cambiar la presencialidad?

GB: No fue fácil.  Uno trata de hacerlo pedagógico. Sin embargo, lo más difícil es definitivamente el tema de las evaluaciones. El tema evaluativo es un tema complicado. A mí me gusta mirar a los ojos al alumno,  me gusta preguntarle conocer cuales son sus reacciones (porque no es exactamente el contenido de la respuesta siempre) yo soy de los que piensan que las evaluaciones son necesarias en el modelo que aplica en Colombia pero que no son esenciales. 

AD: ¿Esta experiencia como docente cómo le ha aportado a su trabajo como congresista?

GB: Bueno, ya 21 años en la docencia ininterrumpida es mucho rato. Llevo 10 años en el congreso,  7 como diputado en Antioquia, presidente de la asamblea y ahora presidente de la cámara. Es un espacio permanente de formación integral. 

Pero cuando se asumen responsabilidades son para cumplirse entonces soy como docente estricto. Soy amigo pero soy estricto, porque siento además que las cosas no se regalan, ni caen del cielo. Las cosas se ganan y se ganan de la mejor forma. 

La responsabilidad del estudiante da a entender cuál va a ser el profesional hacia el futuro, a quién le van a entregar en sus manos el derecho o la libertad de las personas o los bienes de las personas.

AD: ¿Qué cree que debe tener un estudiante de derecho que se quiere dedicar en este caso al sector público?

GB: Ética. no solamente para el abogado sino para cualquier profesión y para cualquier persona. Claro está, que en la profesión del derecho hace mucha falta la ética profesional. La ética desde mi óptica se obtiene y se adquiere en principio desde la familia, en el seno de la formación de la persona y se fortalece socialmente y obviamente académicamente. 

El abogado tiene que saber hasta dónde puede llegar para poder hacer exitosa su profesión y también, debe irradiar principios éticos, a nosotros nos pasa algo desafortunado y es igual en la política.  

El político en la mentalidad de las personas es corrupto,  yo soy político y yo no soy corrupto, Pero un solo político que es verdaderamente corrupto nos genera una imagen que a todos nos cobija. Sin embargo, en la política hay gente muy buena, éticos y anticorruptos con valores y principios y sucede lo mismo en el derecho. En la mentalidad de la gente el abogado común es un ladrón pero yo soy abogado y yo no soy ladrón conozco muchos abogados éticos, dispuestos, trabajadores en lo público y en lo privado. Entonces ¿qué es lo que hay que pedir? Que desde la academia y obviamente desde la formación familiar..

AD: ¿Cómo cree que se debe incentivar a los estudiantes para conocer y hacer veeduría del funcionamiento del congreso?

GB: Definitivamente Tenemos que salir un poquito de la teoría de hacer un poco más de práctica a mí me parece importante que se mantengan los consultorios jurídicos y que se mantengan las prácticas de acercamiento institucional a manera de pasantías sobre todo cuando existen las facilidades. Creo que las pasantías deberían ser institucionalizadas en las facultades de derecho y no voluntarias como suelen suceder.  

“Ser docente es una pasión. Yo le he pedido a Dios que mientras tenga salud y uso de razón, me permita estar al frente de un grupo de alumnos. No solamente tratando de enseñar, sino aprendiendo de ellos, porque hoy los alumnos no son los de ayer”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: