Saltar al contenido

Las cosas hechas de ceniza

Reseña de “Puerto Calcinado” de Andrea Cote

Por: Juliana Fajardo Urueña

Entrar a Instagram por la mañana y que la pantalla se llene de publicaciones en negro. Pasar a Twitter y encontrar a usuarios que se lamentan por la violencia en contra de líderes sociales, mujeres, personas víctimas por su condición de género o jóvenes amigos reunidos en una finca. Abrir el periódico y ver la cuota de muertos del día anterior. Prender el televisor al almuerzo y escuchar a los familiares de nuevos o viejos fallecidos llorar su pérdida. Irse a dormir sabiendo que “paz” se nos escapa por entre los dedos.

No hay mayor desesperanza que vivir en un país donde las muertes violentas son aritméticas: que pertenecen a una sucesión infinita. Quienes intentan ponerle cara a esos números tienden a traducirlos a un espectáculo. Pues no es fácil tomar la palabra y no sentir que se habla de lo desconocido: el dolor ajeno. Porque implica hablar de otros diferentes a nosotros, alejarlos y ponernos al margen de su realidad. 

Andrea Cote, poeta y escritora egresada del programa de literatura de la Universidad de los Andes, publicó en los años de su pregrado (2003) la colección de poemas “Puerto Calcinado”, en la que nos da la posibilidad de escuchar su testimonio de la violencia. A partir de sus textos se abre una conversación que se enfrenta a las ruinas que deja el conflicto. Ella comenzó a escribir antes de llegar a Bogotá, en Barrancabermeja, donde nació y creció a finales del siglo pasado; por lo que sus poemas nos entregan un retrato de un paisaje que conoce muy bien. Andrea traduce a versos la memoria de una tierra abonada con miedo y sangre. Hoy, al recibir las noticias sobre el recrudecimiento de las formas de la violencia en el país, los poemas que sirvieron para describir años pasados están vigentes.

Ella, joven y preocupada por lo que ha visto, escribe sus poemas en forma de conversación con una “otra”, con un “tú” que podemos ser todos. Al sentir que no está hablando sola, abre la puerta de un espacio familiar y cercano. Esa segunda persona lleva el nombre de María –nombre de la hermana de la poeta– en algunos poemas, mientras que en otros queda innominada; es una presencia constante que escucha a la voz poética. La conversación no pretende ser un reclamo o terminar en un juicio. Se presenta, más bien, como el testigo de dolores que hemos olvidado, como la reiteración de que el horror sigue ahí, destruyendo, aunque hayamos preferido evitarlo:

Las imágenes tejidas en “Puerto Calcinado” impiden la indiferencia del lector porque él las reconoce; hacen parte de la memoria que la guerra nos hereda. Tienen el poder de sembrar preguntas sin intención académica de dar la solución perfecta o siquiera de responder. Su poesía se niega a esconder la fractura del paisaje e ilustra la necesidad de seguir volviendo a las señas identitarias del conflicto colombiano. Pues recuerda el deber de no perder de vista, aun desde ojos ajenos, los cuerpos que siguen bajando por el río o cubriéndose de tierra. Tienen la posibilidad de expresar la frustración de soñar con una tierra diferente, pero terminar siendo engañado por una ilusión que cada vez parece más ingenua:

En tiempos en los que la violencia en Colombia vuelve a desbordarnos, es fundamental volver a la conversación que nos deja abierta Andrea Cote. Sus poemas nos enfrentan al dolor de los demás sin hacer de este un espectáculo o un catálogo de exhibición. En lenguaje cotidiano, le deja la palabra al interlocutor para que siga la discusión: una en la que nos preguntamos si la muerte es la única vía posible para hacernos visibles ante los demás. Una en la que nos preguntamos si somos simples mirones del sufrimiento ajeno, pues hacemos parte del “tú no sabes”.  Con muchas más preguntas que respuestas, los poemas nos invitan a escuchar y creerles a quienes nos cuentan cómo duele perder en el conflicto.

Categorías

Cultura

Etiquetas

, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: